Realidad Virtual, Realidad Aumentada… ¿Qué pasa con “lo humano”?

20 abril 2017

Por Gabriel Celemin *

El mercado para las tecnologías de Realidad Virtual (RV) y Realidad Aumentada (RA) va a crecer según IDC de más de $5 mil millones en 2015 a $ 162 mil millones en 2020, y uno de los mayores beneficiarios será la industria del retail. ¿Por qué esto debería interesarnos?

A nivel punto de venta, con la RA, podríamos probar un automóvil en un circuito, algo que está buenísimo, que ya se está haciendo. Es factible y contemporáneo. Con la Realidad Virtual, podríamos sumergirnos en un mundo ficticio, por ejemplo. Pero en el diseño de Experiencia de Usuario (UX) esto cambia por completo la manera en que se representan las cosas y se diseñan las interfaces naturales, porque necesitamos desmediatizar las interacciones. Pensemos en las abstracciones que construimos durante décadas: escritorios, carpetas, archivos, mouse, punteros. Todo esto comenzó a desvanecerse con la llegada de las interfaces touch.

En el diseño de Experiencia de Usuario (UX) cambia por completo la manera en que se representan las cosas y se diseñan las interfaces naturales, porque necesitamos desmediatizar las interacciones

Pero ahora están empezando a desaparecer las interfaces visuales, porque los dispositivos pueden responder a través de gestos. Es decir, estamos presenciando el fin de la pantalla como Reina de las interfaces, o lo que hasta ahora era sinónimo de pantalla: la computadora, la televisión. Se trata de un cambio paradigmático muy fuerte. Tendremos la pantalla en casa, sí, pero será una gran pantalla, y cada dispositivo tendrá la propia.

A quienes trabajamos en UX, toda esta gran transformación nos fuerza a dejar de pensar soluciones restringidas a una pantalla, y nos lleva a preguntas no tan naive: ¿cómo vamos a interactuar con el nuevo entorno?, ¿qué pasará con nuestra salud social?, ¿qué necesitamos seguir haciendo de manera analógica y qué no?, y si logramos que la Realidad Virtual se convierta en lo habitual, ¿qué pasa con lo humano?

¿Cómo vamos a interactuar con el nuevo entorno?, ¿qué pasará con nuestra salud social?, ¿qué necesitamos seguir haciendo de manera analógica y qué no?

Con todos estos cuestionamientos y la fascinación por las posibilidades que trae la tecnología, estamos a tan sólo unos pasos para que nuestras experiencias se expandan.

* Artículo publicado originalmente en Comunidad Minders

Giro54